Decir el mundo

20 May
(Un intento de fracaso)

Hago libros porque he perdido la fe en el libro, el único, el libro total o absoluto, y en los libros, todos los libros, en su infinita proliferación. Digo que la he perdido porque sé, o creo recordar, que en algún momento tuve fe en los libros. Peco de purista: perdí la fe porque ningún libro termina de decir el mundo, algo que es imposible: por eso la fe.

Siento que habría que empezar de nuevo; otra imposibilidad. Y otra: hay que hacer libros, seguir haciéndolos, en busca del libro que diga el mundo.

Hago libros con basura. El objeto, el volante, el envoltorio, la lista de la compra, la carta rota en mil fragmentos, se comportan como jeroglíficos, como claves secretas en la dicción del mundo.

Las páginas de estos libros se pueden leer, a veces lo hago en voz alta, pero las palabras no llegan del todo a decir estos añicos y restos de la realidad, del mundo, que dispongo en mis libros.

La Biblioteca Popular Ambulante es un proyecto alegre y triste; triste pero alegre: una obra cuyo referente es nuestra insuficiencia, no ya para decir el mundo, sino para decir la ciudad. (Hay quienes alegan—y estoy con ellos aunque se equivoquen—que la ciudad ya es el mundo.)

La Biblioteca Popular Ambulante es una fuga, sin llegar demasiado lejos, del alfabeto. Si bien tampoco se trata de ponerse, a estas alturas, a aprender una escritura ideogramática. Los objetos y papeles en estos libros no son ideogramas. Y en realidad, tampoco jeroglíficos. Son lo que son: los objetos y papeles en sí, sin representación; yo sólo los dispongo de cierta manera, buscando un cierto orden. La idea permanece de que sean ellos los que digan, no yo.

POÉTICA (en 3 actos)

20 Oct

poeticaEste es un libro construido a base de desechos, como tantos de la BiPA, pero no con cosas encontradas en la calle, sino con palabras encontradas en internet. Para armarlo, le pedí a Google que me avisara cada vez que apareciera en su buscador una entrada con la palabra “poesía”, una entrada con la palabra “inconsciente” y una entrada con la frase “base de datos”. Siempre en español, claro. Los avisos eran diarios, y en el libro reuní un día de poesía, quince días de inconsciente y un mes de base de datos. Ocupan más o menos el mismo espacio. Otra cosa interesante es que las entradas de los avisos tienen todas el mismo número de caracteres, eso me gustó porque me remitía a la antigua versificación española, donde cada verso tiene el mismo número de sílabas, o hay combinaciones de distintos metros, pero en cualquier caso, lo que hay es una estabilidad o estandarización métrica por cuestiones de ritmo y de rigor en el uso del lenguaje: un algoritmo que exige 14 (4-4-3-3) versos de 11 sílabas con rima (abba/abba/cde/cde, por ejemplo). En el caso de Google, supongo que también se trata de dar la máxima cantidad de información en un espacio preestablecido, pero con la excepción de que, una vez creado el algoritmo, ya no hay intervención humana, y se entrega todo a una especie de azar maquínico surgido de la enorme cantidad de información y lenguaje producida en la red.

La cantidad de escritura que estamos produciendo supera a toda la del pasado casi a diario. Una de las tareas (no la única) del poeta del presente es tomar ese lenguaje y reorganizarlo poéticamente. Este libro trata de hacer eso, tomando muestras y sometiéndolas al experimento de juntarlas por medio de tres conceptos, el de la poesía, el del inconsciente y el de la base de datos. Porque son tres maneras de entender lo humano y la producción de lenguaje, ¿no?

Así como he dicho “entender” podría haber dicho “procesar”: ustedes pueden darle vueltas a la diferencia entre esos dos verbos, y de ahí surgirá la clave del sentido de este libro.

Cuando la gente se pasa por la BiPA y hojea los libros, siempre me gusta mostrarles éste y entrar en una conversación ligeramente conceptual. Porque la BiPA puede quedarse en lo meramente divertido, a veces hay que darle este tipo de giro a la conversación. Aunque la mayoría de las veces dejo que sea la otra persona quien marca el rumbo, y ahí me dedico más a escuchar que a hablar.

Se juega

15 Oct

nuevodocumento-34_1este problema
esta duda
este momento
ese día
aquella conversación
una lista
un plan
una deserción
una noche
aquel desvío
el recuerdo del plan
sin detalles
una mañana
olvidado
la luna todavía
el horizonte
otra idea
otra lista
una curva ciega
un silencio
otra tarde
una cara
mía, reflejada
un escaparate
un reconocimiento
claro
lo que ha cambiado
acumulándose
un callejón
hasta hacerse visible
mi rostro
uno más
otra idea
otro plan
un sol rojo
esta mañana
hoy

Imagen

Ya y en adelante

12 Oct

No/vedad

10 Oct

gustos

Evidentemente, las páginas están en blanco.

Imagen

Lo nuevo de Sáez Riquelme en la BiPA

26 Sep

SeCToRNo

24 Sep

sectorno

SeCToRNo–> Sensación: Crisis, Todo Re Normal

No hay futuro. Sex Pistols para capitalistas

El Gobierno se queja de que los empresarios no invierten. Pero los empresarios, si no tienen fe en el futuro, ¿cómo van a invertir? En Argentina no se puede planear nada. Las condiciones son tan cambiantes, normalmente a peor, que sólo se trabaja a corto plazo. Estamos pegados a un presente que no avanza al futuro, sólo se repite, degradándose cada con cada repetición. “Hotel California”, de los Eagles, pero rayada, una melodía pegajosa, melindrosa, que se repite rota: Welcome to the Hote/Welcome to the Hote/Welcome to the Hote/.

Toda la sociedad (clase media, clase obrera, artistas, capitalistas) unida por una vez en una sola sensación, el SeCToRNo: estamos atrapados en un presente pelotudo, repetitivo, sin fin, sin salida, excepto quizás, a peor.