Éxito de la poesía conceptual en Parque Patricios

2 Jun

P1020074

1. Mirando los libros de la Biblioteca Popular Ambulante, la gente:

* se asombra

* se ríe

* se enoja

* celebra el coleccionismo

* dice que la variedad y las formas le han abierto la cabeza

* mira un par de libros y se va como disgustada, como si hubiera sido víctima de un pequeño fraude

P1020089

2. Hay gente que celebra los objetos o papeles que encuentra en los libros: alegría del reconocimiento.

Gran éxito de “El libro de las fotos de personas encontradas en la calle”, que no trata de personas encontradas, sino de fotos encontradas en la calle. ¿Será por una suerte de placer voyeurista? ¿Será la fascinación ante esos recuerdos desechados, tirados a la basura y recuperados (ya sin contenido) por otro?

P1020091

3. Sobre todo personas mayores, llaman “cuadernos” a los libros de la BiPA.

La gente, después de mirar un libro, lo deja de cualquier manera encima de la mesa: con la portada hacia abajo, o en cualquier lugar, cuando su lugar está prescrito, ya que los libros están encadenados a la estructura del carro-biblioteca.

Hay gente que manipula los libros como si fueran revistas, arrugando las hojas al darles vuelta.

Los libros, este fin de semana se llevaron una paliza enorme. Son frágiles. Tuve que reparar más de la mitad.

Varias personas me preguntaron si estos libros son “una forma de reciclaje”. Y supongo que sí lo son, ya que ponen todos esos objetos que están en los libros de nuevo en circulación, aunque sea una forma distinta de circulación, quizá una metacirculación.

P1020090

4. Un joven le explica a su novia: “Son una especie de libros de artista.”

Me pregunto qué pasaría si alguien se leyera uno de estos libros, palabra por palabra y de cabo a rabo. ¿Qué clase de objeto poético se armaría en su cabeza? Está claro que estos libros son más para mirar que para leer; que funcionan mucho por reconocimiento de los objetos que contienen; que el libro de la BiPA en sí es un objeto para manipular y mirar más o menos rápidamente. Pero también se lo puede leer.

En este sentido, los libros de la BiPA son más objetos artísticos que literarios. Pero eso los pone del lado de la poesía, que cada vez abarca más terreno entre lo literario, lo visual y lo conceptual.

También, no es que cada uno de estos libros exprese un concepto distinto; más bien, es la biblioteca, la colección entera que expresa un concepto. Quizá haya que pensar la poesía como obra de arte total, y al poeta, no sólo como escritor de versos y poemas, sino como artista conceptual que llega a la obra desde una dirección distinta. Marcel Broodthaers es un buen ejemplo de este tipo de trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: